¿Quién romperá la burbuja?

Como lector regular de noticias tecnológicas, en los últimos 2 años me acostumbre a ver casi a diario noticias sobre nuevas y geniales Startups, con rondas de inversión increíbles, y con valuaciones aún más increíbles.

Todo pinta muy emocionante en esta época, para dedicarse a buscar la siguiente idea innovadora del billón de dólares y lanzarse a buscar financiación para esa idea. El clima es perfecto, las barreras de entrada a negocios tradicionalmente difíciles de entrar están bajas, la tecnología avanza a pasos acelerados lo que hace que los costos para llegar a un producto mínimo viable sean razonable, cada vez hay más centros tecnológicos de inversión en lugares donde hasta hace 15 años era imposible de pensar.

Ese frenesí de movimiento y sensación de que podrías ser el próximo millonario con una nueva idea, te hace sentir que naciste con suerte y en la época adecuada, sin embargo hay algo que no se siente muy bien, y es que demasiado perfecto para ser cierto.

Y no, no es que haya un engaño o que sea un espejismo creado por la prensa, ya que durante los últimos 6 meses pude comprobar por mí mismo que se puede construir un PMV con un costo menor a 1000$us y que las barreras de entradas, están particularmente bajas.

La preocupación surge al momento de ver el detalle, ciertamente “El demonio está en el detalle”.

Uno de los mayores impulsores de esta ola de nuevas Startups, son los Smartphone, al igual que a finales de los años 90, un gran número de nuevos usuarios están teniendo acceso a internet, sin embargo el detalle se encuentra en que son usuarios básicos y que la gran mayoría provienen de países en vías de desarrollo o del tercer mundo.

Otro punto es la reducción de las barreras de entrada a ciertos mercados, impulsado por el cambio generacional de los Millenials, sin embargo el detalle se encuentra en que el mayor porcentaje de Millennials vuelven a ser de países no desarrollados.

El último punto hace referencia a que los inversionistas están interesados en arriesgar dinero en estos nuevos negocios tecnológicos del billón de dólares, sin embargo al igual que sus pares de finales de los años 90, no son personas relacionadas al 100% con la tecnología lo que los hace vulnerables a sobrevaluar ideas tecnológicas.

La ruptura de una burbuja 2.0 desde mi óptica es inminente a pesar de que muchos siguen confiados en que aprendimos las lecciones de la burbuja 1.0

¿Porque me inclino a pensar eso? Bueno revisando los detalles descritos arriba, se puede ver que gran parte de los nuevos usuarios potenciales, son usuarios básicos, esto quiere decir que no harán otras cosa que no sea mandar IM por WhatsApp, compartir sus sentimientos y algunas que otra imagen chistosa o morbosa por Facebook, revisar Twitter para leer los titulares de las noticias o el ultimo chisme sobre un artista, sí es que leen noticias o compartir Selfies a través de Instagram.

En otras palabras, la mayoría de los usuarios apenas hace uso de esas nuevas e increíbles Apps que “solucionan” problemas de la vida de muchos millones de personas, lo más usual es que se registran una vez y luego se olvidan de la aplicación.

Si una Startup se esfuerza y consigue un buen puñado de usuarios fieles que usen la aplicación a diario, el siguiente problema a resolver es que muchos de esos usuarios vienen de países donde el acceso a una tarjeta de crédito es un sueño, donde existe diferencias culturales gigantes, donde pagar por software o por un servicio extra, es una práctica para nada común.

Y por último, el problema con la competencia ya que hay muchas ideas, pocas barreras de entradas tecnológicas y muchos VCs que invierten en aplicaciones con planes de negocios relativamente bien formados a mediano plazo, con la idea de conseguir una masa crítica de usuarios para recién volverse solventes pero sin planes de negocios a largo plazo, esto hace que muchos VC simplemente inviertan mucho dinero solo para conseguir muchos usuarios que no pagan nada pero que sirven como estadísticas para poderlas vender a un precio inflado a gigantes tecnológicos como Google, Yahoo o Facebook  y que ellos se hagan cargo de esos usuarios que solo generan pérdidas.

Todo esto es como una gran fiesta, y está todo muy animado e increíble, sin embargo en algún momento la fiesta se acabara y habrá que recoger todo el desastre. Cuando reviente este burbuja solo sobrevivirán los más fuertes y los débiles desaparecerán, pero siempre existe el riesgo inminente que esa explosión genere una crisis.

La pregunta ahora es, ¿Quién será el que reviente la burbuja?

Sera ¿Twitter?  ¿Uber? ¿Xiaomi?, solo el tiempo lo dirá y no parece que sea dentro de mucho.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s